Juventudes y política: participar para transformar

Otro taller UN75 con la juventud uruguaya. En este caso hombres y mujeres jóvenes vinculados a la política.

En octubre mantuvimos un conversatorio con jóvenes militantes de diferentes partidos políticos de Uruguay en el marco de nuestra campaña por el 75 aniversario de las Naciones Unidas. De ese encuentro surgieron valiosos aportes vinculados a los desafíos de las nuevas generaciones, en especial, aquellos relacionados con el logro de una mayor participación e incidencia en el ámbito político y en la toma de decisiones.

Al inicio les consultamos sobre qué problemas que afectan a la juventud deberían solucionarse de acá a 25 años.  

Sobre este punto, varios jóvenes coincidieron en que los temas ambientales deben estar más presentes en la agenda de las políticas públicas, tal como sugiere la Agenda 2030 y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible. Para Enzo Frissa, muchas veces se toman decisiones en “términos electorales”, con soluciones a corto plazo, sin tener en cuenta otras voces y los impactos ambientales que podrán padecer las futuras generaciones.

Otro de los desafíos planteados por varios de los participantes fue el acceso al mercado laboral, donde el desempleo es mayor en jóvenes de 18 a 25 años. Se hizo hincapié en los bajos salarios y la baja experiencia como factores que “enlentecen” el desarrollo de la juventud en el ámbito laboral, así como la reducción de oportunidades de lograr niveles de bienestar económico similares a los de anteriores generaciones.

La educación también fue otro de los problemas prioritarios a solucionar para algunos de los jóvenes. Para Bruno Telesca es vital destinarle mayores recursos y promover programas educativos más flexibles que incorporen contenidos más alineados con las necesidades actuales del mercado laboral. En tanto, Marcos Saranovich planteó actualizar la reforma Vareliana, incorporando nuevos temas “necesarios para la adultez” como la educación financiera.

La desigualdad fue un tema recurrente durante la conversación, en especial la desigualdad de género, donde, “las mujeres muchas veces son expulsadas” del ámbito político, ya sea por temas vinculados al tiempo destinado trabajo no remunerado (tareas domésticas o de cuidados) o por imposibilidad de financiar “costosas” campañas, problema que también afecta a los jóvenes.

Asimismo, se mencionó el tema de la seguridad, con énfasis en el crimen organizado.

Participación e incidencia

Posteriormente, les consultamos acerca de qué política quieren ver en 2045 y qué cambios deberían darse en la forma de participar en política y organizarse colectivamente de acá a 25 años.

Pese a que muchos reconocen avances en cuanto a la participación de jóvenes dentro de los diferentes partidos políticos en los últimos años, varios coincidieron en que el mayor cuello de botella está en la subrepresentación de la juventud en los espacios de incidencia. “Los jóvenes seguimos quedando afuera de la toma de decisiones”, comentó Maia Amondarain. “Queremos estar en el diseño, la formulación y evaluación de las políticas públicas, también legislar, porque representamos a gran parte de la sociedad”, agregó Mariana Chiquiar.

Maia Amondarain manifestó que anhela un Parlamento y Gabinete lleno de mujeres en 25 años, donde la participación femenina “sea real y no cuestionada”. “Nuestro desafío es seguir creando redes de contención en todos los partidos políticos y luchar por otros mecanismos como los modelos paritarios”, añadió.

Asimismo, los jóvenes destacaron la política que se lleva adelante fuera de los partidos políticos a través de organizaciones sociales, de composición heterogénea y funcionamiento horizontal, con gran participación de jóvenes, y que han permitido posicionar, con gran pragmatismo, diferentes temas en el debate y en las agendas de las políticas públicas.

En ese sentido, Fiorella Buzeta puso como ejemplo a replicar para los próximos 25 años la experiencia del Consejo de Participación de Personas con Discapacidad de la Intendencia de Montevideo (IM), una organización social apartidaria que integra, e intenta incidir en las políticas públicas de la Intendencia de Montevideo para transversalizar los temas de discapacidad. “Es un ejemplo positivo de la sociedad civil organizada que busca lograr políticas más atinadas que reduzcan la brecha entre ‘lo que debería ser’ con ‘lo que tiene que ser’, dado que estás creando las políticas públicas a través de las personas que lo necesitan”, señaló.

Otros de los temas recurrentes fue promover una política más plural y menos autoritaria, con menos discursos reaccionarios y de odio que afectan las democracias y los derechos humanos.

Bruno Telesca y Nerana Bárcena apuntaron a mayores instancias de democracia directa debido a “que mucha gente que no se siente representada por el sistema actual y eso es un problema”.

Herramienta para transformar

La tercera pregunta se centró en el rol que debería jugar la política en el abordaje de estos problemas relacionados a la juventud, las personas y el planeta en general.

 “Una herramienta para transformar la realidad”. Con esas palabras varios de los participantes definieron qué es la política y manifestaron que es vital para ellos acercar a más jóvenes a este terreno. “Es, además, un servicio para atender diferentes problemáticas, y los jóvenes tenemos la responsabilidad de utilizarla para esto”, agregó Pilar Simón.

Varios de los jóvenes coincidieron en el creciente desinterés y descreimiento general en la política. Frente a esto, Agustín Vidal propuso promover más aún la participación desde los jóvenes y generar así un efecto “bola de nieve”, basado en la credibilidad y las ideas frescas de las nuevas generaciones. “Cuando más jóvenes estén en política, menor será el ‘derecho de piso’ a pagar”, señaló.

Muchos de los participantes destacaron la labor de la Comisión Interpartidaria de Juventudes (CIJ), un espacio integrado por jóvenes de diferentes partidos políticos que fomenta la cooperación interpartidaria con el fin de promover una mayor participación e incidencia de jóvenes en política.

 Al igual que otros de los participantes, Martina Casás se siente una privilegiada de formar parte de la CIJ y de trabajar en el Parlamento, pero es consciente de que la mayoría de los jóvenes están alejados de los espacios políticos. “Tenemos que tratar de traer otras voces y ser empáticos con los problemas de otros jóvenes que tienen otras preocupaciones”, comentó.

Entidades de la ONU involucradas en esta iniciativa
OCR
Oficina del/de la Coordinador/a Residente
PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo